Beneficios de la Rivalidad en Pádel

OFERTAS Palas de Padel
rivalidad
Una rivalidad sana es beneficiosa en el mundo del padel.

La rivalidad es muy importante sobre el terreno de juego porque tener un espíritu competitivo sano te ayuda a avanzar como deportista. Es más, llegamos a dar incluso algunos consejos para intimidar a tu rival en un partido de pádel (una “intimidación sana”, no hace falta tirarle la raqueta a la cabeza)

Una persona que no mira de frente al rival actúa con indiferencia ante el otro, y esto no es buena señal porque cuando algo te importa de verdad, te arriesgas.

Diez puntos positivos de la Rivalidad Sana en Padel

  • 1.      En primer lugar, gracias a la rivalidad, un jugador de pádel también se compara con otros, es decir, tiene un nivel de exigencia mayor a nivel deportivo porque no se comporta como si fuese el centro del mundo sino que es consciente de que existen otros buenos jugadores.
  •  2.      La rivalidad también hace disfrutar mucho más a los espectadores de un partido de pádel porque el juego es de más alto nivel.
  •  3.      La rivalidad también saca a la luz el ego sano que todo jugador tiene que tener como deportista que quiere lograr unas metas concretas. Un jugador con una baja autoestima no logra rendir igual sobre el terreno de juego.
  •  4.      La rivalidad te ayuda a pelear muy duro por un objetivo, por tanto, también aumenta el espíritu de sacrificio.
  •  5.      La rivalidad deportiva es positiva siempre que se produce en su justa medida y no se vuelve en contra de tu salud personal. La rivalidad es sana cuando tu amor por el deporte no resta calidad a otras facetas de tu vida.
  •  6.      La rivalidad te aporta la adrenalina necesaria para afrontar con espíritu positivo un partido de pádel.
  •  7.      La rivalidad no es incompatible con la humildad de felicitar al contrario cuando ha ganado el partido o de tener los pies en el suelo cuando tú eres el ganador. Tu valor es el mismo tanto si ganas como si pierdes.
  •  8.      La rivalidad con el otro empieza por uno mismo. Es decir, la verdadera evolución parte de ti.
  •  9.      La rivalidad es un tema personal y en ocasiones, conviene aprender a poner límite a personas externas que ejercen una presión excesiva a nivel emocional. Por ejemplo, los padres pueden poner expectativas muy altas sobre los hijos que son deportistas.
  •  10.  La rivalidad refleja el espíritu de lucha de quien no se da por vencido ante el primer obstáculo en un partido de pádel.
Compartir
Raúl Domingo, CEO de PadelStarEntrenador de Pádel, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y Diplomado en Fisioterapia. Descubre mi pasión en: PadelStar.es.

DEJA UNA RESPUESTA