Andar, Primer Entrenamiento para Principiantes

0
204

El pádel es uno de los deportes más practicados en España por jugadores amateurs, personas que hace tiempo que no practican actividad física y que poco a poco se van enganchando.

  • Y pongo un ejemplo muy cercano, y es que mi madre, a la que jamás conocí practicando deporte a pesar de que mi padre ha sido siempre tan adicto a la actividad física como yo… sí, sorprendentemente…. ella se enganchó al pádel.

¿Qué pasó? nada grave, pero algún dolor de rodilla que otro y una pequeña epicondilitis sí que recuerdo.

Es bueno para nuestro deporte, pero puede ser arma de doble filo para nuestra salud. No voy a meter miedo, pero al igual que en este artículo sobre los beneficios del pádel contra la depresión me comentaron que di una visión “extra positiva” del pádel, hoy vamos a ver un aspecto “algo negativo”.

Contenidos:

Cuidar nuestra salud mientras jugamos al pádel

Esto es algo que SIEMPRE debemos tener en cuenta, y es que cometemos grandes errores como:

  • No calentar.
  • No estirar.
  • No realizar un entrenamiento físico específico para pádel fuera de la pista (incluso no realizar ninguna otra actividad física)
  • Jugar a niveles superiores y esforzarnos más de lo que hemos entrenado.

¿Qué sucede? que al final viene alguna de las típicas lesiones que se producen en el pádel.

Y tras meteros un poquito de miedo, o más bien, una serie de consejos que debemos tener siempre presentes y que pocas veces llevamos a cabo, os vamos a recomendar un entrenamiento MUY sencillo para jugadores amateurs que quieren comenzar a jugar al pádel.

  • ANDAR, e intentar meter este sencillo entrenamiento en tu rutina diaria.
andar
Andar será beneficioso para rendir más al jugar al pádel y cuidar tu salud.

ANDAR: UN MEDICINA PARA EL CORAZON

Hacer ejercicio es una de las mejoras formas de mantener nuestro cuerpo en perfecto estado, y jugar a pádel es una actividad perfecta para mejorar las características físicas principales que se trabajan en este deporte.

Pero el día que no tengamos partida podemos andar o caminar si estamos en niveles bajos de preparación física (o realizar entrenamientos corriendo o en el gimnasio para jugadores avanzados)

Muchos días apenas hacemos ejercicio: el coche de la puerta de casa al trabajo, sentados, bien comidos, usamos ascensor si es posible, vemos la tele, escuchamos música….

La consecuencia es la obesidad, que es el principio de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, y otros factores secundarios.

“NO SE TRATA DE CORRER”

Se trata de andar, caminar. El promedio de cinco km/hora. No se trata de hacer grandes recorridos. Aumentaremos progresivamente..

EL CORAZON LO AGRADECE:

Porque supone un esfuerzo moderado y controlado. Aunque son muchos factores los que intervienen, se puede decir que la capacidad funcional del practicante es la más beneficiada, y esta capacidad es aquella en que un determinado esfuerzo es superado en de forma eficaz energética y metabólica.

Andar es ideal para hipertensos, una de las etiologías más comunes es la ansiedad continuada. Por ello, andar y liberarse de presiones psicológicas, generadas de ansiedad, mejora el corazón. Pero también repercute favorablemente sobre las paredes arteriales y los órganos controladores de la presión arterial.

LA PRESION SANGUINEA, Es una medida de la fuerza que debe ejercer el corazón para impulsar la sangre a través de las venas y las arterias. Cuanto más obstruidos, mayor será la presión necesaria y por ello se corre más riesgo.

¿A QUE EDAD EMPEZAMOS A ENGORDAR? A partir de los veinticinco, tenemos “tendencia” a engordar medio kilo al año de media o unos cinco kilos cada década. Por tanto, los hábitos alimenticios de la juventud son inadecuados para la madurez. El problema del sobrepeso a veces es más complejo que sumar o restar calorías aportadas en la comida.

OTRO FACTOR IMPORTANTE es la reducción del colesterol.

Estos niveles sabemos se modifican con un régimen alimentario, pero que también nos cuesta llevarlo rigurosamente. Andar, caminar… aporta excelentes resultados para combatir el colesterol y rebajarlo hasta un diez por ciento hacer caminatas de una hora, tres veces a la semana (VDL) y aumentar el” buen” colesterol (LDL).

CONTRA EL TABACO

Ayuda a dejar de fumar. Al cabo de diez minutos de caminar a un buen paso (cinco/ seis Km.hora) no tendremos ganas de seguir fumando. La voluntad también nos ayudará.

ESTREÑIMIENTO

Nos ayudará a regular el tránsito intestinal por las vibraciones que genera nuestro organismo en las caminatas, que suponen masajes en nuestro sistema digestivo, siendo este motivo de un mejor y más rápido funcionamiento.

¡CAMINANTE NO HAY CAMINO QUE NOS IMPIDA ANDAR!

Y conforme vayas mejorando podrás seguir realizando entrenamientos físicos de pádel para jugadores principiantes.

Artículo escrito por: Ramiro Lasheras (desde “Andar, una medicina para el corazón”).

Prólogo por Raúl D. Martín

Dejar respuesta