Cuida tu Cuerpo. El Ayuno y sus Beneficios

OFERTAS Palas de Padel

EL AYUNO. (primera parte)

ayuno
¿Por qué Ayunar y cuáles pueden ser sus beneficios y razones para hacerlo?

Hoy hablaremos del ayuno como puente necesario entre una calidad de vida y buenos hábitos alimentarios para todos aquellos deportistas que quieran mejorar su rendimiento en la pista de pádel.

No se nutre la persona que mejor come. SÍ lo hace la persona que mejor asimila los nutrientes que aportamos al organismo.

Para que esto suceda tenemos que preparar a nuestro sistema digestivo y darle facilidades.

Le podemos AYUDAR de muchas maneras y una de ellas es practicando el ayuno

Cuidamos nuestro cuerpo solo por fuera. Nos dan masajes, cuidamos la imagen por un estilista, cambiamos de ropa todas las temporadas, nos perfumamos, nos damos baños de fango, cuidamos nuestros cabellos, protegemos la piel de los rayos ultravioleta y acudimos al terapeuta para resolver las dudas. ¿Pero quien cuida de nuestro interior físico, Quién se encarga de la máquina que nos transporta?

Cuidar nuestro cuerpo es vital. ¡Sólo tenemos uno!

Somos energía y nuestro cuerpo el vehículo que nos transporta, por eso debemos cuidarlo, ya que es el único que tenemos.

Si nos comparamos con un coche, ¿sería razonable cuidarnos únicamente de la carrocería, de los embellecedores, del aparato de música de última generación, del ambientador interior? No.

Si queremos que nuestro cuerpo nos transporte bien y durante mucho tiempo, nos debemos cuidar de su parte interna. Del motor y todos los elementos asociados al funcionamiento que produce la combustión y la energía para movernos.

Lo cuidamos por supuesto, disponemos de filtros de aceite y de aire. Y le ponemos agua, mejor anticongelante. No queremos que nos falle.

Sin embargo nuestro cuerpo no dispone de estas facilidades. Es más, si nuestro bolsillo se lo permite, cuando observamos que el vehículo empieza a fallar, que nos dará problemas y tememos la vista al taller, nos lo cambiamos por otro nuevo. Nos olvidamos del problema y se lo pasamos al futuro comprador. Nos obsequiamos un nuevo transporte físico, pero….

Nuestro cuerpo no reacciona así. Sólo tenemos uno y no podemos cambiarlo.

Tenemos nuestros filtros naturales como el hígado, el riñón y nuestro sistema inmunológico, pero no tienen recambio. Los tenemos que cuidar de por vida. Esta es la gran diferencia.

Y ahí empieza si escogemos vivir en salud (que sería nuestro estado natural) o enfermar. Ya no vale la opción de pensar que todas nuestras enfermedades la van a curar los médicos o los medicamentos. Tenemos que optar por la prevención y hacer las cosas bien hechas. Y no es fácil.

Porque no estar enfermo no significa estar sano.

Y menos a según que edades. ¿Por qué? Porque el cuerpo todo lo soporta a edades tempranas. Simplemente lo va acumulando. Todos los excesos y malos hábitos en la alimentación se acumulan y después se pagan. Con parada obligatoria en el taller (en este caso el médico de turno)

Los malos hábitos en la alimentación nos van creando desarreglos interiores, que con el tiempo nos darán señales que llamaremos pequeños “síntomas”, que posiblemente no daremos importancia, pues se nos van haciendo familiares. Y esta situación hay que prevenirla porque empeorará nuestro estado de salud y la calidad de vida posterior

La sociedad en que vivimos esta repleta de momentos en que consume alcohol, tabaco, aditivos alimentarios, mejorantes, potenciadotes de sabor, colorantes, espesantes.

No podemos elegir los menús. Nos los sirven o nos los imponen. No hay defensas posibles.

Si añadimos la contaminación ambiental, el estrés, las emociones, las ondas electromagnéticas… nuestro aparato digestivo se va deteriorando y no conseguimos hacer una buena digestión, clave para una correcta asimilación de nutrientes.

Limpiar nuestro cuerpo con el ayuno

¿Quien se encarga de absorber los nutrientes o como empieza la asimilación de los mismos? LAS ENZIMAS.

Sin lipasa no absorbemos las grasas, sin lactasa no lo hacemos con la lactosa (intolerancia a la lactosa) y cada vez es más frecuente este episodio. Nuestras enzimas se están degradando.

Nuestra dieta no es correcta. Solemos comer más de los necesario y además desequilibradamente. Excesos de proteína y de grasas. El uso de complejos vitamínicos, mineralizantes, proteicos, es habitual. La mayor de las veces desconociendo si es debido a una mala alimentación o deficiente asimilación de nutrientes, por no tener nuestro aparato digestivo bien “preparado”, o no estar en condiciones óptimas.

Esto se podría prever con una buena limpieza interior a base de la limpieza con el ayuno.

La falta de fibra y el aumento de productos refinados en nuestra dieta implica que el colón trabaje más para excretar menos cantidad de heces por la peristalsis. Y este exceso produce que los músculos de la pared intestinal se hagan más gruesos, haciendo el colón más corto y rígido.

Este proceso nos produce un estreñimiento y dificultando su función formando cavidades llamados divertículos.

Como resultado las heces queden estancadas y permanecen en el colón durante tiempo. A su vez este estancamiento produce toxinas y producen pólipos que puede tener un desenlace mucho peor al volverse cancerosos.

Cuando la secreción de jugos gástricos es insuficiente, no se pueden activar las encimas digestivas, haciendo que los alimentos no se digieran y avancen hacia los intestinos. Allí permanecen y esta comida sin descomponer produce una fermentación que a su vez genera bacterias perjudiciales que se multiplican en el colón, debilitando el sistema inmunológico.

Estas disfunciones nos pueden acarrear otras patología como pueden ser obesidad, diabetes, cáncer de próstata.

Los excesos en la mala alimentación, se van depositando en el organismo.

Comparamos la energía de nuestro cuerpo con el combustible de un automóvil. Si queremos llenar más el depósito… su cavidad se desborda. Si ingerimos más cantidad de alimentos en nuestro cuerpo que el necesario… se acumulará y creará residuos.

Con una buena alimentación podremos no seguir llenado el organismo de desechos, pero tendremos que hacer de vez en cuando una limpieza: y que mejor que el ayuno!!!!

Un ayuno controlado por expertos en nutrición puede ser beneficioso para limpiar sustancias tóxicas que se depositan por una mala alimentación por exceso o desordenada.

Pruébalo y haz un ayuno un par de veces cada año y comprueba sus beneficios.

Limpiarás tu aparato digestivo y así aprovecharás los nutrientes. Renuévate por dentro, YA SABEMOS QUE LO HACES POR FUERA. Es necesario, no lo dejes para mañana. Y sigue disfrutando con el pádel

Para más in formación. WWW.MIAYUNO.ES

Un artículo de Ramiro Lasheras

Compartir
Raúl Domingo, CEO de PadelStarEntrenador de Pádel, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y Diplomado en Fisioterapia. Descubre mi pasión en: PadelStar.es.

DEJA UNA RESPUESTA