Ampollas en Pádel: Tratamiento básico

OFERTAS Palas de Padel
curar ampollas en padel
Consejos sobre el tratamiento y cómo curar una ampolla qu nos hagamos jugando al pádel.
Todos hemos sufrido en algún momento este “pequeño” impedimento viendo mermados todos los esfuerzoas que hemos llevado a cabo y al mismo tiempo, el rendimiento de nuestro juego. He creido interesante crear un post comentando las características básicas, consejos, curas y tratamiento de esta conocida afección…

Las ampollas suelen formarse en los talones o en las plantas de los pies cuando se usan zapatos mal ajustados, y en las manos por el roce continuo de herramientas o utensilios de trabajo. También se forman a causa de las quemaduras leves.

Ampollas jugando al pádel

Algunas de las causas más comunes por las que podemos tener ampollas en los pies son las de un calzado poco adecuado o incómodo para nosotros (aquí puedes leer algunos consejos sobre cómo elegir las zapatillas perfectas), el exceso de sudor y no cambiarnos de calcetines o las rozaduras producidas por unas zapatillas que no sean nuestra talla.

Click To Tweet

Además, en las manos nos pueden salir ampollas por no cambiar el overgrip cada cierto tiempo haciéndonos rozaduras o por el exceso de sudor (para evitar esto existen productos como gripping gel, que además evitan que la pala se te resbale)

Tratamiento para Curar una Ampolla

Sea cual fuere el origen, el tratamiento es muy simple. Tan pronto se detecte una ampolla, debe uno pararse y hacer una primera cura para evitar que se haga más grande y moleste más:

  • Con la aguja hipodérmica pinchar la ampolla y conseguir que drene bien hasta que se vacíe del todo. Pincharla significa atravesar sólamente la piel por uno o dos puntos.
    NUNCA cortar la piel, que va a servir de protección a la zona lesionada.
  • Colocar encima de la ampolla, ya sin líquido, un trocito del apósito de gelatina (Geliperm, Colágeno Llorente …) que va a aliviar el escozor y a servir de almohadillado.
  • Poner una tirita cuidando de que se acople bien, recortándola si es preciso.
  • Cuando se termine la partida, debe levantarse esta cura y, después de lavados los pies y secados minuciosamente, se procederá de la misma forma que hemos descrito, volviendo a pinchar la ampolla si se hubiera vuelto a formar.
  • Al día siguiente, antes de comenzar a jugar, se procederá a hacer una nueva cura.

Si no puedes evitar el roce que causan las ampollas, protégelas con un parche adhesivo para que la ampolla quede descubierta. Aplica merthiolate alrededor de la ampolla para que la piel se ponga pegajosa y la compresa la sostenga.

Por cierto, no está de más llevar un pequeño “botiquín” en el paletero para hacer frente a las lesiones espontáneas más leves.

Compartir
Raúl Domingo, CEO de PadelStarEntrenador de Pádel, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y Diplomado en Fisioterapia. Descubre mi pasión en: PadelStar.es.

DEJA UNA RESPUESTA